lunes, 20 de agosto de 2007

Pivovarksý Klub

Gentileza de Max desde Praga


En Praga hay una hospoda (bodegón, taberna o restaurante) casi en cada esquina. Yo conozco la cuidad muy bien, y Pivovarksý Klub es mi hospoda favorita en el mundo.

Praga es la capital de la República Checa, el país con el más alto consumo per cápita de cerveza (160l/año). Es entonces un lugar donde la cerveza se toma en serio, de hecho, está oficialmente reconocida como la bebida nacional. Y en ningún lugar se toma a la cerveza más en serio, pero sin ninguna solemnidad, que en Pivovarský Klub.

Un día luego de una exitosa reunión con un cliente, como estaba de buen humor, empecé a caminar buscando un lugar para celebrar con una cervecita, y me encontre con el Klub. Por supuesto, ya conocía su hermano mayor, Pivovarský Dům, así que entré sin dudarlo. De immediato me fascinó, dos de las paredes del lugar estaban llenas de cervezas embotelladas, no sólo checas, sino de varios otros países. El menú, en total contaba con más de 200 cervezas, incluidas las 6 točené. Había encontrado el paraíso.

Pivovarský Klub se define a sí mismo como Restaurace y Pivoteka. Está dividido en dos salones, a nivel de la calle, el no fumador, decorado con cientos de botellas de cervezas checas de los últimos 50 años, más los estantes con las ya mencionadas cervezas en botella. En las grandes ventanas se puede ver también parafernalia cervecera y los dos alambiques donde el Klub a veces elabora su propia cerveza. El mobiliario son mesas altas cuyas patas son barriles de cerveza vacíos. El salón subterráneo es para fumadores, es más oscuro, con techos abovedados y paredes con ladrillo a la vista, ideal para sentarse a comer o tomar algo con un grupo de amigos.

El servicio es por lo general excelente y en ocasiones, muy amistoso (ésto último algo raro en Praga). Algunos de los camareros saben mucho sobre cervezas y son capaces de recomendar qué tipo de cerveza acompaña mejor al plato que uno ha elegido, o cuál es la mejor cerveza embotellada en la categoría que uno tiene ganas de tomar.

La comida no nada sofisticada, sino más bien algo para acompañar una cerveza. Sin embargo, algunos de los platos ofrecidos en el menú son muy buenos, por ejemplo pečené koleno (rodilla de cerdo asada), que se vende por peso (0,25Kc por gramo con hueso), y el Jelení guláš podle pana nadlesního (gulash de ciervo a la guardabosques) con croquetas de papa (95Kc hasta las 15h y 115Kc después de las 15h)

Se sirven 6 cervezas tiradas (muchas de ellas no tradiconales), dos de ellas fijas, la cerveza de la casa, Štěpán Klasický Světlý Ležák(elaborada por Pivoarský Dům) y la Primátor Weizenbier (cerveza de trigo elaborada por Pivovar Primátor, Náchod). El resto proviene de cervecerías artesanales o cervecerías independientes de toda Chequia, y cambian constantemente, lo cual hace que cada vez que uno va al Klub sea una aventura cervecera. El precio por las cervezas tiradas es de 33Kc por medio litro o 0,33l, en caso de cervezas especiales. También uno puede pedir cualquiera de las más de 200 cervezas enbotelladas, ya sea para tomar allí (por supuesto refrigeradas) o para llevarse consigo. La colección incluye no sólo cervezas checas, sino también Trapistas y Lambic belgas, rarezas y weizenbier alemanas y más, aquí los precios van desde las 33Kc por las cervezas checas clásicas, hasta más de 200Kc por especialidades como la X33 de Pivovar u Medvídku. También se llevan a cabo degustaciones y otros eventos.

En síntesis, es el lugar ideal para aquellos que quieran descubrir y aprender más sobre el arte cervecero checo, en un lugar con una atmósfera muy particular, buena comida y muy buen servicio a precios muy razonables.

Soundtrack: Salud Dinero y Amor
Musica de Praga

7 comentarios:

Max Bahnson dijo...

Espero que tus lectores disfruten de esta nota, y espero que alguno se anime y se de una vuelta por el Klub. Los voy a estar esperando ahí....

debolichesycopas dijo...

Muchas gracias Max, estoy seguro que todos los que lean el artículo y vean el color de la cerveza en la imagen sufrirían un ataque repentino de sed tal como me paso a mi.

salud2
Tiranizan

Catador dijo...

El ataque repentino de sed debe ser uno de los mejores ataques que pueda haber, siempre y cuando se cuente con una cerveza cerca! Por suerte es mi situación.

Ojalá un día pueda ir a República Checa (a todo esto, porque se dice Chequia?) e ir a tomar a ese bar y por supuesto a muchos más, incluído el Spa.

Salud!

jocarl dijo...

ke bueno esta tu blog felicidades la tematica esta intersante auke no podre ir ahorita a ninguna de tus recomendacion espero estar algun dia en una de ellas ........


jocarl
guatemala

jocarl dijo...

pasaba a saludarte
a ya vi ke lo colocastes y ya me registre :)


salud!!!!!!

jocarl

Max Bahnson dijo...

La cerveza de la foto es Rambousek saborizada con miel de castaños. Una de las mejores que he tomado en mi vida. Lástima que el Maestro Rambousek no la hace tan eguido.
Agradezco a todos los dioses tener la oportunidad de ir a Pivovarský Klub al menos una vez por semana.
Lo de Chequia es un poco culpa de los checos, cuando dejaron de ser Checoslovaquia, los eslovacos se llevaron el nombre de Eslovaquia, que está bastante bueno, y los checos quisieron usar Chequia, pero no está tan lindo, así que después se decidieron por República Checa, que es más largo para escribir...

homero dijo...

habia duff?